Chewbacca de chocolate

portada

¡Hola geeks!

El domingo pasado (4 de mayo) se celebraba el día de Star Wars (os lo felicité, ¿no lo visteis? Me parece fatal jaja). Aprovechando esa fecha, pensé que sería un memento perfecto para hacer algo relacionado con esta saga. Entre todos los personajes me decanté por Chewbacca. Mejor no me meto a explicar quién es, la raza, ni de que familia proviene, ya que la mayoría de vosotros lo sabréis mejor que yo (que tengo pendiente que una amiga me deje las películas y ponerme con ellas,a ella como buena fan de todo esto le dedico el postre :)). Muchos pensaréis que es raro que no haya visto NINGUNA de las películas, pero la verdad es que nunca me han llamado la atención, tengo la idea de que no me van a gustar (no me matéis por el último comentario). Prometo que las voy a ver.

¡¡¡¡¡Patry, déjame las películas antes de que me linchen please!!!!!

Ahora os preguntaréis: ¿Y si no ha visto nada, por qué este personaje? Pues por dos motivos, me parecía gracioso y encontré esta imagen que no me puedo borrar de la cabeza, vale, si, es una gilipollez, pero es tan monooooo.

Chewbacca-de-bebe

Como con el trono de hierro, en esta ocasión, tampoco voy a hacer el bizcocho. Así de esta manera, podéis comprobar que si no es vuestro fuerte el tema de la base, o no os apetece o como en esta ocasión me pasa a mí (no os cuadra ningún molde), podéis encontrar en los supermercados unas bases para tartas que nos pueden sacar de un apuro. Están muy buenas y de vez en cuando no importa que no hagas todo el pastel entero. (pero es un secreto, Ssshhhh de aquí que no salga) Eso, si, aviso de que la tarta no será muy grande. Las bases son de 23cm aproximadamente y hay que recortarla. Si es para mucha gente… haced bizcocho.

Si queréis hacerlo todo, y no tenéis un molde con esta forma, con uno cuadrado y uno circular (que luego cortaremos por la mitad para acoplar el semicírculo), también podemos hacer dos bizcochos y nos quedará perfecto.

Hechas todas las aclaraciones… vamos al lío!!!

Ingredientes:

  • Base para tartas
  • Almíbar
  • 400 gr de nata fresca
  • 350 gr de chocolate para fundir
  • Trufa
  • Fondant

ingredientes

Lo primero que haremos será poner en marcha el almíbar. Como siempre es poner a cocer la misma cantidad de agua que de azúcar y aromatizarlo con lo qué os apetezca (el mío en esta ocasión va con cáscara de naranja)

Si ya tenemos el almíbar cociendo, es el momento de ponernos a fundir el chocolate a baño maría, cuando lo tengamos todo derretido, lo dejaremos templar a temperatura ambiente.

Una vez que tenemos el chocolate templado, lo batiremos con las varillas manuales junto a la nata fresca. La nata tiene que estar también a temperatura ambiente para que no nos enfríe demasiado el chocolate y no nos salgan grumos. Tampoco lo batáis en exceso, para que no pierda consistencia, lo justo para que ambos ingredientes queden bien integrados. Esta crema al no llevar azúcar y ser de chocolate tan puro, no está muy dulce. Los golosos podéis añadir azúcar glas al queso o poner un chocolate con más leche o si no os gusta, elegir otro tipo de crema que también sea oscura.

Ahora vamos a montar la trufa que nos hará falta para darle otro tono de color a lo que serán los pelos de Chewbacca.

Con todo muy frío montamos la nata con el azúcar y cuando ya esté casi le añadimos una cucharada de chocolate en polvo o varias (dependiendo de como nos guste) y batimos hasta que esté bien montado.

¡Empezamos con el montaje!

Recortamos las bases de manera que nos quede una forma ovalada en la parte de arriba y recta por bajo (como un dedo), empapamos con el almíbar y vamos rellenado con la crema y la trufa, con la cantidad que tengo y la dimensión de la tarta me daba para rellenar y cubrir.

cortar biz

Solo nos queda llenarlo de pelos. (Cuidado no lo hagáis de manera literal ;P)

Para esto, la manga pastelera y la boquilla tipo césped (233 de wilton) nos valdrá perfectamente. Primero con la crema más oscura lo vamos llenando todo de pelos /como hicimos en la receta del monstruo de las galletas.

Preparamos con el fondant los ojos ,la nariz y la boca. Lo ponemos en su sitio y con la trufa, hacemos más pelos desde los detalles, hasta el final de la tarta.

Le ponemos un bigote bien frondoso con la crema oscura y… ¡LISTO!

Una vez hecho el experimento yo, os aconsejo que no lo hagáis con esta crema. La que es más oscura es muy dura y cuesta mucho que salga por la boquilla y la trufa… pues eso, es trufa y tiene una consistencia un poco pobre. Yo a toro pasado, lo haría con buttercream teñida en dos tonos y listo. De esa manera os será mucho más fácil el montaje.

Aquí tenemos a nuestro Chewbacca.

fin

De nuevo recordando el día de Star Wars (4 de mayo):

May the 4th be with you 🙂

Anuncios

  1. Te ha salido genial!! Espero que esté tan buena como pinta. Y las pelis ya sabes, cuando quieras quedamos y te las dejo!!si te consuela, cuando era más peque a mi no me gustaban las pelis, me parecían raras!!pero cuando fui más mayor las vi y me encantaron!!!soy una friki de Star wars!jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s